La actividad física regular es fundamental para la salud y el bienestar de las mujeres en todas las etapas de la vida: Fortalece los huesos y los músculos, mejora la salud cardiovascular, mejora la calidad del sueño,… Y además, en los últimos años, existen evidencias del beneficio de la actividad física para personas diagnosticadas con en el cáncer de mama.

Qué dicen los estudios sobre la actividad física y el cáncer de mama

Según el estudio «Condición física y tolerancia a la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama en estadio inicial» (Physical Fitness and Chemotherapy Tolerance in Patients with Early-Stage Breast Cancer) publicado por la revista académica Medicine and science in sports and exercise en abril de 2022, las personas que comienzan el tratamiento con mejor condición física maximizan las posibilidades de éxito del tratamiento.
En el estudio se analizaron 419 pacientes con cáncer de mama, revelando que aquellas con una condición física baja al inicio del tratamiento tenían menos probabilidades de recibir la dosis ideal de quimioterapia. Específicamente, se observó que las pacientes con un estado físico bajo tenían un menor Índice de Dosis Relativa (RDI) de quimioterapia, es decir, una menor cantidad de la dosis total planificada. El RDI óptimo se define como un valor igual o superior al 85%.
Sin embargo, el panorama cambia para las pacientes que participan en un programa de ejercicio físico terapéutico durante el tratamiento. Un análisis de 173 pacientes que participaron en este tipo de programa mostró que la asociación entre el estado físico previo al tratamiento y el RDI se reducía considerablemente.
En otras palabras, las pacientes con una condición física baja al inicio del tratamiento podían mejorar su RDI al realizar ejercicio durante el mismo. Esto significa que, incluso si una paciente comienza con un estado físico bajo, la actividad física durante el tratamiento le permite recibir una mayor dosis de quimioterapia, acercándose al RDI óptimo y maximizando las posibilidades de éxito del tratamiento.
En resumen, este estudio destaca la importancia de la actividad física durante el tratamiento del cáncer de mama. El ejercicio físico no solo mejora la condición física general de la paciente, sino que también puede aumentar la cantidad de quimioterapia que recibe, lo que a su vez puede mejorar las posibilidades de supervivencia.

Cuáles son los beneficios de la actividad física en el cáncer de mama

Mejora la calidad de vida

  • Reduce la fatiga y el cansancio.
  • Mejora el estado de ánimo y la autoestima.
  • Disminuye la ansiedad y la depresión.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Fortalece el sistema inmunológico.

Ayuda a controlar los efectos secundarios del tratamiento

  • Reduce el dolor y la rigidez muscular.
  • Disminuye la linfedema.
  • Mejora la función cardiovascular.
  • Ayuda a controlar el peso.

Actividades físicas para pacientes con cáncer de mama

Las personas con cáncer de mama pueden realizar una amplia variedad de actividades físicas, siempre teniendo en cuenta su estado físico individual y las recomendaciones de su médico.

Es importante incluir ejercicios que serán útiles en mantener la masa muscular y la fuerza de los huesos, como por ejemplo, ejercicios con una banda elástica que ayuden en la resistencia o el uso de pesas ligeras. A su vez, es también recomendado incluir ejercicios que incrementen la flexibilidad y que ayuden a mantener el rango de movimiento en las articulaciones. Algunas opciones recomendables incluyen:

Actividades aeróbicas de intensidad moderada

  • Caminar
  • Nadar
  • Bailar
  • Pilates
  • Yoga
  • Tai chi
  • Ciclismo

Ejercicios de flexibilidad

  • Estiramientos
  • Ejercicios de pilates
Gloria realizando ejercicios en la pared de fisio pilates en positivo

Ejercicios de fuerza

  • Ejercicios con bandas de resistencia
  • Ejercicios con pesas ligeras
  • Ejercicios de peso corporal

Recomendaciones para las pacientes con cáncer de mama

Consulta con tu médico

Consulta con tu médico sobre la posibilidad de participar en un programa de ejercicio físico terapéutico durante el tratamiento. No dudes en preguntar a tu médico o a un especialista en ejercicio físico si tienes dudas o necesitas ayuda.

Control en la intensidad

Es importante comenzar con un nivel de actividad física bajo y aumentar gradualmente la intensidad y la duración a medida que se vaya mejorando la condición física.

Realiza actividades que te gusten

Elige actividades que disfrutes y que puedas realizar de forma regular, de esta manera te será más fácil continuar con ellas sin suponer un problema añadido.

Recuerda que la actividad física es una parte importante del tratamiento del cáncer de mama y puede ayudarte a recibir la dosis óptima de quimioterapia, mejorando tus posibilidades de éxito.

Si necesitas información sobre nuestras clases de pilates en Fisio-Pilates en Positivo para aumentar tu actividad física, puede poner en contacto con nosotros desde nuestro formulario, o bien en los teléfonos 928 07 62 51 | 675 74 05 42. Además, recuerda que tenemos una serie de bonos perfectos para la iniciación.

Pilates en Fisio-Pilates en Positivo