Nuestro estilo de vida sedentario y las malas posiciones al sentarnos, dormir e incluso caminar, a la larga pueden ocasionar contracturas y tensiones musculares que pueden aliviarse con un simple estiramiento.

Cuando pensamos en los estiramientos, nos viene a la mente algún deporte o entrenamiento, pero ¿y si te dijéramos que bostezar es un tipo de estiramiento? Sí, el bostezo se considera un caso de estiramiento involuntario (o pandiculación), donde se ven relacionados: los músculos de la boca, la columna superior y el sistema respiratorio; y cuando se produce ayudamos a que nuestra sangre tome más oxígeno lo que hace que  nuestro cuerpo se active liberando tensiones acumuladas.

Como puedes ver, para estirarse, no hace falta que estés practicando ningún deporte, solo tener las ganas de corregir y mejorar tu postura, y ahí es donde el pilates entra en juego. En pilates, los estiramientos son esenciales.

Los estiramientos y el pilates están estrechamente relacionados, ya que ambos juegan roles cruciales en los músculos y mejora de la flexibilidad, la movilidad y la salud general del cuerpo.

¿Por qué es importante estirarse?

Los beneficios de realizar estiramientos van desde reducir la fatiga o el dolor, hasta el exceso de tensión. Consiguiendo, además, evitar contracturas y mejorar la postura corporal.

Mejora de la flexibilidad

Estirarse regularmente mejora la flexibilidad de los músculos y las articulaciones, permitiendo un mayor rango de movimiento y una mejor funcionalidad en actividades cotidianas y deportivas.

  • Elongación de las fibras musculares: Con el estiramiento regular, las fibras musculares se alargan, permitiendo una mayor extensión sin causar daño. Esto aumenta la capacidad del músculo para estirarse sin romperse o dañarse.
  • Aumento de la elasticidad tendinosa: Los tendones, que conectan los músculos a los huesos, se vuelven más elásticos con estiramientos regulares, lo que facilita un rango de movimiento más amplio.

Prevención de lesiones

Al realizar estiramientos se gana en elasticidad muscular ya que al mantener los músculos y tendones flexibles se reduce el riesgo de desgarros, tirones y otras lesiones durante la actividad física. Además, se prepara el cuerpo para el ejercicio, mejorando la eficiencia de los movimientos y disminuyendo la probabilidad de sufrir lesiones. Estirar puede reducir el dolor de espalda.

Reducción de la tensión muscular

Esto significa: reducción y alivio del estrés. Estirarse ayuda a aliviar la tensión acumulada en los músculos (rigidez muscular) lo cual es especialmente beneficioso para aquellas personas con trabajos sedentarios o que permanecen en una misma postura durante largos períodos. A su vez, promueve la relajación; A través del estiramiento conseguimos recuperar el tono normal del músculo, liberar toxinas y dejar fluir la circulación contribuyendo a un mejor estado mental.

Mejora de la circulación sanguínea

Estirar regularmente puede mejorar la circulación sanguínea, lo que facilita una mejor entrega de oxígeno y promueve una recuperación más rápida y eficiente:

  • Oxigenación de los músculos: Los estiramientos aumentan el flujo sanguíneo hacia los músculos y tejidos, mejorando la entrega de oxígeno y nutrientes, y facilitando la eliminación de productos de desecho.
  • Recuperación muscular: Esto acelera la recuperación después del ejercicio, reduciendo la rigidez y el dolor muscular post-entrenamiento.

Amplitud de movimiento

Muchos ejercicios de pilates incluyen estiramientos que mejoran la movilidad articular y muscular:

  • Estiramientos dinámicos: movimientos controlados que preparan los músculos y las articulaciones para la actividad física.
  • Estiramientos estáticos: útiles para aumentar la flexibilidad y enfriar los músculos después del ejercicio, y se realizan manteniendo una posición de estiramiento durante, mínimo 15 y máximo 60 segundos. 

Estos dos tipos de estiramientos son cruciales para ejecutar correctamente los movimientos del pilates y aprovechar al máximo sus beneficios.

Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de estirarnos

  1. A la hora de estirarnos es importante tener simetría, es decir: estirar ambos lados por igual.
  2. Tus estiramientos deberían concentrarse en los principales grupos musculares: hombros, cuello, región lumbar, caderas y muslos.
  3. La regla del «no dolor». Esta es una máxima en nuestro centro; Que haya tensión es normal pero nunca que haya dolor, si hay dolor deberemos parar y retomar el estiramiento hasta donde no nos duela.
  4. 30 segundos por estiramiento, como mínimo, es suficiente para activar la zona.
  5. Siempre se deben realizar de manera suave y sin rebotar.

Y si algo tienen de bueno los estiramientos es que se pueden hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.

¿Cada estiramiento tiene su momento?

  • Estrés: Si tienes mucho estrés estira todos los días. Cuando tenemos exceso de estrés nuestra musculatura se tensa, acortándola y atrofiándola.
  • Entramientos deportivos: Cuando se practica deporte, se deben realizar estiramientos antes (para activar) y después (para relajar los músculos).
  • Cansancio: Si te sientes especialmente cansado, dolorido, o has tenido un día agotador, estira y verás cómo se alivia la tensión muscular en hombros y cuello.

Si necesitas ganar flexibilidad, desestresarte, mejorar tus posturas o alineación corporal… y estás buscando una manera completa y gratificante de mejorar tu bienestar físico y mental, te invitamos a unirte a nosotros y nuestras clases de pilates, y descubrir los asombrosos beneficios del pilates de primera mano. ¿A qué esperas para conocernos?

Pilates terapéutico en Fisio-Pilates en positivo